CONTEMPLAR

Miradas

Kirwan, un amor a primera vista El viñedo de Kirwan, en la meseta de Cantenac, domina con su océano de viñas sobre la denominación del Margaux.
Sus hileras de vides se pierde…

+

ACARICIAR

GESTOS

Acariciar las barricas, bajo la larga nave de la bodega de primer año, en las que reposa el fruto de una cosecha y de múltiples y sucesivas transmisiones. Encontrar, en el contacto con la madera, los gestos que dan vida a los grandes vinos de Kirwans…

+

DEGUSTAR

AROMAS

El vino, esencia y razón de ser de Kirwan, ocupa el lugar central de todo. Cada cosecha, depositaria de un año de cuidados y atenciones en el viñedo, es una revelación surgida entre momentos de impaciencia y esperanza.

+

RESPIRAR

BUQUÉS

El fresco perfume a cítrico, sutil y familiar, de la hilera de macetas de mandarinos del muro de la entrada precede al olor a hierba recién cortada que invita a adentrarse en el jardín.

+

ESCUCHAR

ARMONÍA

El susurro de una ligera brisa entre las hojas de los grandes carpes, el canto de los pájaros y como contrapunto, los ecos más lejanos de los trabajos del viñedo… el visitante se sumerge lentamente en la música de la propiedad.

+