LA HERENCIA

La historia de Kirwan se forja en el tiempo, entre herencias y transmisiones. La edificación de la propiedad se va modelando desde el siglo XVIII, de generación en generación, pero en su origen, como es lo correcto, se encuentra una unión. El matrimonio, en 1760, entre un comerciante irlandés, Mark Kirwan, y la hija del inglés Sir John Collingwood, “Señor de Lasalle”, uno de los primeros negociantes de vinos bordeleses.

El esposo da su nombre al viñedo, creado al añadir a las tierras de Lasalle la propiedad de Ganet, ambas situadas en los alrededores del pueblo de Cantenac. Bajo su dirección la propiedad prospera y el vino de “Quirouen” es catalogado como “grand cru de second rang” en la obra que Thomas Jefferson, por entonces embajador de los Estados Unidos en Francia, dedica a los vinos de Burdeos.

El año 1855 marca un hito importante en la vida del château. Catalogado como el primero de los terceros “crus del Médoc” y como decimosexto “grand vin de Bordeaux”, Kirwan cambia de manos y pasa a ser propiedad de la familia Godard. Fue Camille Godard, por entonces Alcalde de Burdeos, el autor de los primeros diseños del parque de Kirwan, que adquiere entonces ese encanto que ya nunca perderá.

DESCUBRA EL PARQUE