LAS RECEPCIONES

La propiedad, abierta al mundo desde su creación, perpetúa aún en la actualidad la tradición del trato atento y esmerado que ha forjado su historia. Desde el siglo XVIII, los sabores de su refinada mesa y las sutilezas de su gran terruño han marcado, con el ciclo de la viña, los ritmos de la vida de esta propiedad.

Aromas, sabores y gustos se conjugan armoniosamente en las mesas y buffets que Kirwan sirve a sus huéspedes con ocasión de una boda, una velada de fiesta o un seminario. La propiedad propone sus sutilezas y decorados en múltiples opciones. La propiedad se ofrece, entre madera, piedra y vides, bajo la nave de la bodega o ante la imponente chimenea de L’Orangerie, para disfrutar con los néctares de su gran terruño y los sabores de su refinada cocina.

.

DESCUBRA NUESTRAS PROPUESTAS